Cómo despegar un tubo de PVC

Las tuberías de Policloruro de Vinilo, mejor conocidas como PVC, destacan por su amplia utilización en instalaciones hidráulicas que requieren altos niveles de resistencia.

En otras palabras, dichas tuberías suelen ser las encargadas de transportar el agua en tu casa u oficina.

Por experiencia sé que, cuando se trata de reparaciones de este tipo, lo que te puede resultar más complicado es despegar un tubo de PVC. El pegamento especial que se usa para su adhesión es capaz de unir las piezas de la tubería en una sola, lo cual no solo brinda solidez, sino que además imposibilita su remoción a futuro.

A pesar de esto, con un poco de práctica y la ayuda de expertos, he logrado conocer algunas técnicas que puedes utilizar para despegar cualquier tubo de PVC.

Cómo despegar las piezas de PVC conservando solo el tubo principal

  1. Asegúrate de haber cortado el suministro de agua antes de iniciar la reparación.
  2. Con la ayuda de una sierra o un cortador de tuberías de PVC, procede a cortar la pieza lo más cerca posible de su conexión. Si el tubo se encuentra en un lugar de difícil acceso, adecúa tus herramientas en función del espacio.
  3. Lija y limpia la tubería para evitar obstrucciones.
  4. Intenta adherir la nueva pieza de PVC, si no lo logras, aún puedes agregar un manguito, el cual te permitirá adaptar las medidas con mayor precisión.

Algunas piezas que has separado del tubo principal, como por ejemplo los codos, te servirán en reparaciones posteriores. Si en algún momento deseas utilizar aquellas piezas sobrantes, solo bastará con que sigas estas indicaciones, las cuales también son funcionales ante otras tareas con este material.

Photo by Lowes

Cómo despegar los accesorios en un tubo de PVC

  1. En caso de que el trabajo no se realice con piezas sueltas, asegúrate de haber cortado el suministro de agua antes de iniciar.
  2. Si existe un área de la tubería que no deseas afectar, protégela con cinta aislante o algún paño grueso.
  3. Haz un corte a la pieza que no deseas que se conserve intacta después de despegarla. Si por ejemplo vas a remover un tubo de PVC de un codo, y deseas conservar el codo, lo más prudente es que cortes el tubo, dejando una distancia de 2 centímetros a partir del inicio de la unión.
  4. Consigue una pistola de calor o un soplete cuya intensidad no sea tan alta. A continuación, apunta el calor en dirección a la unión de la pieza que deseas despegar.
  5. Cuando notes que la pieza de PVC se ha comenzado a ablandar, inserta un destornillador plano por los bordes de la unión y despega con cuidado.
  6. Lija y limpia la pieza para evitar obstrucciones.

Ten en cuenta que estos procedimientos deben realizarse con cuidado, pues la fuerza aplicada con el destornillador puede deformar la pieza.

Te recomiendo que uses una mascarilla, ya que los gases producidos por el PVC caliente son tóxicos.

Frente a tareas complejas, lo mejor es aplicar medidas sencillas y eficaces. Con estos procedimientos, además de lograr reparaciones sin salir de casa, podrás obtener resultados más prácticos, ofreciéndole una nueva utilidad a aquellas piezas de PVC que en cualquier otra ocasión serían desechadas.

¿Tienes alguna pregunta?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies