Cómo despegar un pastel del molde

Has preparado tu pastél. Ha crecido muy bien, huele delicioso, te quedó perfecto, y cuando lo tratas de despegar del molde… ¡se rompe! Sientes que se ha destrozado tu obra maestra.

Si eres profesional de la repostería, aficionado o ama de casa, «despegar un pastel» y que salga perfecto, parece cosa de magos.

En este artículo te daré los mejores trucos para despegar pasteles.

los mejores trucos para desmoldar un pastel

#1 Utiliza un molde desmontable

Lo más fácil es utilizar un molde desmontable. Vienen en muchos tamaños y son fáciles de conseguir.

Cubre el fondo con papel vegetal y aplica una fina capa de aceite a todo el envase.

#2 Utiliza aceite (o mantequilla) con harina

Cualquiera que sea tu molde, aplica una capa de aceite o mantequilla y una capa de harina antes de vaciar la mezcla

Este es un paso muy importante ya que estos dos materiales evitarán que se pegue el pastel.

Aunque parezca algo sencillo, es indispensable, si no lo haces, podrías arruinarlo todo.

#3 Espera a que enfríe

Si ya has seguido estas recomendaciones y aun así tu bizcocho se ha pegado, lo primero será esperar que se enfríe entre 10 y 15 minutos.

Si no despega, espera a que enfríe por completo antes de probar otra vez.

Ayúdate de un cuchillo de mantequilla para separar los bordes del molde. Con mucha delicadeza, trata de no lastimar las paredes del pastel.

Después busca la superficie donde lo vás a voltear y, con el bizcocho bocabajo, dale algunos golpes suaves a la base del molde para desprender el pastel.

Si antes lo has dejado enfriar, este proceso será sencillo.

#4 Aplica hielo

Con el pastel bocabajo, coloca sobre el molde un plato lleno de hielo.

Esto ayudará a enfriar esta zona, y a que se desprenda el pastel. Introduce una espátula flexible y sepárala de la base del molde.

#5 Calienta el molde

Si todavía no funciona, calienta el molde para derretir la mantequilla o el aceite que le aplicamos durante la preparación.

La primera forma de hacerlo es colocándolo en un recipiente más grande en baño maría, coloca agua hirviendo en el recipiente, y espera cinco minutos, solo para calentar y que se despegue el pastel.

#6 Aplica vapor

Otra manera es aplicar vapor a nuestro molde. Hierve agua en una olla más pequeña, y cuando esté a punto de ebullición, apágala. Coloca el molde encima y después de cinco minutos, inténtalo de nuevo.

#7 Congela el molde

Y no puedes decir que lo has intentado todo hasta que lo congeles.

Lleva el molde con tu pastel al refrigerador para congelar por unas seis horas.

Cuando lo saques, será muy sencillo desprenderlo, porque estará bastante firme.

#8 Utiliza moldes de silicona

Moldes de silicón

Para facilitar tu vida, ahora existen los moldes de silicóna.

Por su flexibilidad son fáciles de desmoldar. Además son versátiles y sirven para postres fríos y calientes, ya que soportan altas y bajas temperaturas, y vienen en diferentes formas.

Ten cuidado de no maltratarlos con cuchillos u objetos filosos y no exponerlos al fuego. Son un poco más caros que los moldes tradicionales, pero valen la pena por todas sus ventajas.

¿Qué te han parecido estos trucos? Seguro te funcionarán y ánimo, que la práctica hace al maestro.

¿Tienes alguna pregunta?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies